“Van zapateros por mal camino” (ante la apertura comercial)

- jueves, 11 de octubre de 2007 -

El-heraldo-bajio.com.mx
11 de octubre de 2007,
Martín Guardián.

  • Equivocan sus estrategias ante apertura comercial, dice estudio de la UDEG.
  • Prefieren ser imitadores que innovadores y esperan que el Gobierno les resuelva todo.

México.

Para atacar los problemas que enfrenta la industria del calzado de Jalisco y Guanajuato, los empresarios han replanteado las estrategias que les permitan lograr la integración de la cadena productiva, desarrollar una cultura exportadora, conseguir apoyos financieros y fortalecer la comercialización.


A pesar de su esfuerzo, los industriales esperan que el Gobierno les ayude a resolver la problemática que les generó la apertura comercial y entre sus estrategias de fortalecimiento no es prioritario el vincular los centros de investigación con la cadena productiva.

Esto último significa que las fábricas no tienen en sus prioridades utilizar tecnología de punta, ni comercializar a partir de los requerimientos del mercado.

En general, los fabricantes de León y Guadalajara se identifican más con un modelo de “empresario imitador”, que “innovador”; ingresa a los mercados ya hechos y procura captar una parte del mismo mediante diferenciación del producto, precio y servicio; su función no consiste en crear nuevos mercados, aunque se puede contribuir a expandir los existentes.

“Hubo un sector de empresarios que más que intentar hacer modificaciones al interior de sus plantas optó por cambiar de línea de producción o convertirse en comercializador de calzado importado de Oriente”.

Lo anterior, concluye el estudio elaborado por la investigadora del Departamento de Estudios Socio-Urbanos de la Universidad de Guadalajara, Elena de la Paz Hernández Aguilar, denominado “Las estrategias de los empresarios del calzado ante la crisis y la apertura económica”.

El estudio muestra la respuesta de los fabricantes de calzado para llevar a cabo su reestructuración productiva; enfrentar la crisis y la apertura de mercados e identificar los factores que intervienen en el diseño de las estrategias sectoriales.

El trabajo abarca una descripción del comportamiento de los empresarios durante el desarrollo del modelo de sustitución de importaciones; las estrategias de reestructuración de las empresas de Jalisco ante la apertura comercial; las acciones realizadas por las cámaras de calzado de Jalisco y Guanajuato y algunas reflexiones sobre el papel de la cultura en el diseño de las estrategias de reestructuración productiva.



CRISIS Y APERTURA COMERCIAL

De acuerdo con el documento, en 1982 México cerró un periodo de más de cincuenta años de crecimiento económico, por lo que la estrategia de desarrollo basada en la protección del mercado interno y en la intervención del sector público entró en crisis.

Este nuevo contexto, de una economía prácticamente cerrada a una de las más abiertas al comercio e inversión foránea, propició una reestructuración productiva para dinamizar y hacer competitiva la planta industrial; los requerimientos de calidad y productividad que el mercado así lo exigía.

El estudio reconoce que hubo empresarios que decidieron no reestructurar sus empresas a pesar del inminente proceso de apertura comercial.

Para obtener los resultados del análisis la investigadora entrevistó a los fabricantes y Cámaras de Calzado de Jalisco y Guanajuato para determinar el grado en que se realizó la reestructuración de las empresas productoras de calzado. Tanto a nivel tecnológico, políticas de contratación laboral y en el uso de la mano de obra, entre otros aspectos relevantes.

Reconoce que la industria de León sí realizó un proceso de modernización de empresas y que hay diferencias en las estrategias instrumentadas para enfrentar la apertura entre la planta industrial de los dos estados.

En el caso de Jalisco, explica la profesora de la Universidad de Guadalajara que el sector calzado fue una de las industrias más importantes en la entidad, pero a mediados de la década de los ochenta sufrió una grave caída.

En 1985 la producción de calzado en el país fue de 232.6 millones de pares anuales y en 1989 había disminuido a 200 millones. En 1995 continuó el descenso cuando sólo se reportaron 170 millones de pares.

El sector calzado “es una de las industrias más vulnerables al proceso de apertura comercial”, afirma el estudio, y luego vendría un proceso de apertura económica en la década pasada con el ingreso de calzado procedente de países asiáticos, cuyo precio en el mercado era más bajo que el costo de producción del calzado nacional.



ALGUNOS FABRICANTES SE VOLVIERON IMPORTADORES

Las fábricas de Guadalajara y León tuvieron dificultades para emprender estrategias de reestructuración de sus empresas ante el proceso de crisis económica y de apertura comercial.

La investigadora Hernández Aguilar, detalla que entre los factores que inhibieron el proceso de modernización se encuentran problemas “como falta de liquidez y la dificultad para obtener créditos; la desinformación sobre el proceso de apertura; y las renuencias de tipo cultural hacia el cambio”.

Los empresarios que impulsaron un proceso de reestructuración productiva se observó una mayor inclinación por cambios organizativos más que tecnológicos.

Las medidas que instrumentaron no estuvieron, en la mayoría de los casos, orientadas a la “renovación de productos, a la búsqueda por elevar la calidad de los mismos, a invertir en investigación y desarrollo, o a la asociación con otros capitales”.

Algunos empresarios diversificaron sus estrategias de comercialización y exploraron nuevos nichos de mercado en el extranjero pero la mayoría, principalmente los pequeños industriales, centraron sus acciones en minimizar costos, principalmente los laborales. Esto implicó, modificar las jornadas de trabajo y reducir los salarios de los obreros.

También documenta el estudio que “un sector de empresarios optó por convertirse en comercializador de calzado importado de oriente”.

Además revela que los empresarios expresaron “un sentimiento de desconfianza hacia las políticas oficiales”.

Actualmente, los empresarios de Jalisco y Guanajuato han replanteado las estrategias para atacar los problemas que enfrenta la industria y entre las principales están la integración de la cadena productiva con el apoyo del gobierno federal en la definición de una política de fomento industrial.

Lo anterior, porque esperan que el gobierno les ayude a resolver la problemática de la apertura comercial.

Hoy la industria del calzado aún resiste los embates de la apertura comercial y ha declarado la guerra a las importaciones desleales de China, con una estrategia de defensa del sector, ante la Organización Mundial de Comercio; y con una estrategia ofensiva, consistente en elevar la competitividad del sector con factores de innovación, moda, valor agregado y segmentos de mercado más específicos.

Comentar esta Noticia...

Hacer comentario de Voz...

2 Comentarios:

Anónimo dijo...

seguramente como todo politico.no es lo mismo opinar que haser o fabricar quisiera que me diera la formula para conpetir contra la esclavitud de los chinos o indues primero deberian de viajar y ver los salarios de esas naciones y despues opinar.ycomo podemos seguir cubriendo el mercado nacional cuando un herraje o unas suelas o un sintetico cuestan lo mismo que un zapato chino.pongales a los chinos el imss ctm concileacion y la cfe infonavit.y etz. gracias por ser tan creativos con sus comentarios .un senor anonimo que ha perdido su casa en veintitres anos 3 veses y todavia sigue terco en el zapato.

SALVADOR ARAUJO dijo...

PARA EL GOBIERNO ES MUY FACIL OPINAR Y ABRIR TODO AL COMERCIO INTERNACIONAL PERO EN NINGUN MOMENTO NOS DA LAS HERRAMIENTAS DEL COSTO PAIS PARA COMPETIR OJALA ENTENDIERAN QUE AUNQUE NOS TRAIGAN PRODUCTOS BARATOS COMO LE VAMOS HACER PARA ADQUIRIRLOS CUANDO NUESTRAS FUENTES DE INGRESOS CIERREN Y NO TENGAMOS NI UN PESO PARA COMPRAR LO SUPUESTAMENTE BARATO AL ESTAR LA MAYOR PARTE DESEMPLEADOS