Diversifica Nienow negocios (de las suelas al inmobiliario)

- miércoles, 31 de octubre de 2007 -

Am.com.mx
31 de octubre de 2007,
Hugo Luévano.

México.

Wilmart Nienow Herter llegó a México trabajando para la química Henkel en la década de los setentas, unos años después erigió una empresa de clase mundial, Suelas Wyny, además de las plantas con las que cuenta en Argentina y Brasil. Tras una primera incursión de forma secundaria en el ramo inmobiliario, años después creó Luxma con dos desarrollos de primer nivel.

La historia de Nienow Herter, es la de un hombre con un espíritu competitivo, el cual se convierte en un principio rector en todos los ámbitos de su vida.


“Yo creo que realmente nunca debemos decir que ya sabemos todo y que ya no necesitamos aprender más, que ya no queremos crecer, que ya no queremos salir adelante. En ese momento entra uno, en un proceso de retroceso, en una muerte lenta’, comparte Nienow Herter.

‘Como empresario, como ser humano debes ver siempre adelante, crecer en diferentes campos no sólo en el ámbito empresarial, cultural, sino en las diferentes áreas de tu vida’, expresa.

Wilmart Nienow Herter llega a León trabajando para el área internacional de Química Henkel, ‘Mi idea era trabajar en el sector cuero a nivel internacional, por eso empecé a laborar con ellos. A los pocos meses me mandaron a México para supervisar y dirigir la parte comercial y química en la región de Guadalajara, León y Monterrey’.

Esos años de trabajo en México le permitieron darse cuenta que había un área de oportunidad y que tenía muchas posibilidades de incursionar en la industria curtidora ‘el sector calzado estaba en franco crecimiento, la población también, la opción estaba ahí. Entre más calzado, la industria requeriría más cuero’, refiere Nienow Herter.

México, un país abierto

Wilmart Nienow Herter cuenta con dos tenerías en Sudamérica, una en Brasil y otra en Argentina. Y el tener negocios en otros países le ha permitido poder ubicar a México, como un País con gran apertura comercial.

‘En América Latina, el caso de México es una excepción. Hay países que son cerrados en materia de negocios y esto es promovido incluso por los gobiernos, hay muchas trabas tanto para la exportación como en la importación’, comenta.

Relata Nienow que todo el sistema de algunos países va en contra de las inversiones pues tienen impuestos altos para importar o exportar, los movimientos en las aduanas son lentos, los trámites para devolución de impuestos son desalentadores al grado que llegan a implicar un costo para el empresario.

Y brinda un panorama alentador para México, ‘Es un País abierto. No hay problemas para importar y exportar. Creo que las empresas mexicanas deben a salir a vender, tienen calidad, así que deben buscar los nichos en los que pueden ser competitivos. Creo que siempre han tenido un mercado, un nicho bueno y por eso no han buscado exportar’.

‘El sector curtidor ha sido mucho más agresivo en ese sentido y se ve que los números que la industria curtidora así lo indican’, cierra.

Decisión clave

Al arrancar Suelas Wyny la primera meta de Wilmart Nienow para su empresa era posicionarse en el mercado nacional como el mejor proveedor de suela de cuero con la mejor calidad y el mejor servicio para los clientes.

La empresa fue creciendo, el producto que ofrecían al mercado era bien aceptado pero la capacidad de producción estaba por arriba de lo que el mercado nacional podía asumir, y en segundo lugar existía la amenaza de las devaluaciones que traían crisis económicas fuertes, da en contexto Nienow.

‘La exportación si se hace con agresividad no te descapitalizas, no pierdes poder adquisitivo para reponer otra vez tus inventarios y te obliga a competir contra las mejores empresas del mundo, ello te obliga a superarte tecnológica y administrativamente’, expresa.

Ser el mejor

De ser el mejor proveedor de suela de cuero en México, Wilmart Nienow se anima a cristalizar un viejo anhelo y desarrolla dos proyectos inmobiliarios de primer nivel, como son Pedregal del Gigante y Residencial Real de los Naranjos.

‘El negocio inmobiliario es un negocio que siempre me ha gustado y estuve en este negocio ya hace muchos años, aunque invertí en una escala menor, pero fue algo que siempre me gusto’, expresa.

Cuenta Nienow que lo que más le llamó la atención en el proyecto inmobiliario era ser el mejor en el nicho en el que se ubica, ‘Ser el mejor en cuanto a calidad, en servicio. Ofrecer proyectos nuevos, ofrecer al cliente la mejor alternativa’.

Y da su argumento, ‘Los clientes compran tal vez una sola vivienda en su vida, y si compran una vivienda que después no cumple con sus necesidades o con sus expectativas es altamente desmotivante para quienes la compran. Nosotros ofrecemos el mejor proyecto inmobiliario’.

‘Nosotros ofrecemos más que un techo y cuatro paredes, una construcción sólida, de buena calidad, con espacios amplios y sobre todo un fraccionamiento que les brinde seguridad’, señala Nienow.

Comentar esta Noticia...

Hacer comentario de Voz...

0 Comentarios: